Tercera edad

A partir de una determinada edad, el cuerpo va evolucionando a un metabolismo más lento y frágil. Se suele asociar la quiropráctica con el “crujido de los huesos“ lo que lleva a pensar que es una técnica muy agresiva para las personas mayores. Realmente, la quiropráctica tiene un enfoque conservador, sin efectos secundarios que se adapta a las necesidades individuales de cada persona es por este miedo de acudir al quiropráctico, que desgraciadamente muchos de nuestros mayores no han tenido la oportunidad de gozar de un cuidado regular de la columna vertebral y suele ser el causante de columnas vertebrales en mal estado y de diferentes síntomas.
 
El ajuste quiropráctico libera el sistema nervioso de las interferencias que pueden producirse en la comunicación con la columna vertebral, la quiropráctica no sólo ayuda a la recuperación de las funciones músculo-esqueléticas, sino que puede ayudar al organismo a recuperar vitalidad y bienestar general. En este caso, se aprecia que el mayor beneficio de los ajustes quiroprácticos reside en el cuidado de mantenimiento a largo plazo: una vida previa de revisiones y ajustes periódicos es la mejor preparación para una tercera edad llena y activa.
Recibir regularmente cuidados quiroprácticos tiene una serie de beneficios para latercera edad, entre los que podemos resaltar:

Disminuir los síntomas.

01

Mejorar la calidad de vida

02

Reducir las necesidades de medicación y hospitalización

03

Disminuir las enfermedades crónicas

04

Permite mantener la activad y autonomía

05

símbolo 7
Estos datos han sido extraídos de un estudio que compara la evolución de pacientes de tercera edad que recibieron atención quiropráctica por lo menos durante tres años, con otros pacientes de las mismas características, que no recibieron cuidados quiroprácticos.