Embarazadas

El embarazo es el momento donde el cuerpo de la mujer sufre muchos cambios tanto estructurales y hormonales como emocionales. Todo esto con el objetivo de darle espacio al bebé para que crezca dentro de su vientre, y prepararse para el parto.
 
Para darle más espacio al bebé, el cuerpo de la mujer durante el embarazo tiene más laxitud ligamentaria, los ligamentos que sostienen nuestras articulaciones son más elásticos y los movimientos más flexibles.
Conforme el embaraz avanza, la columna de la futura madre, así como su cuerpo sufre muchos cambios y con ello aumenta el riesgo de interferencia en el sistema nervioso, por lo que cuidar de la columna vertebral a lo largo del embarazo es la mejor manera de mantener nuestro cuerpo con la mayor vitalidad posible.
 
Dichas interferencias en la transmisión de impulsos nerviosos, nos afectan en nuestro día a día, nos impiden disfrutar nuestro embarazo con plenitud y se producen subluxaciones en nuestra columna vertebral. Anticiparnos a esto y evitar que se produzcan subluxaciones vertebrales, es fundamental para vivir un embarazo con plenitud.
 
La Quiropráctica proporciona mayor energía, mayor capacidad de adaptación, te ayuda a paliar las posibles molestias derivadas del embarazo, mejorará la posición de tu hijo en el útero necesaria para un buen parto y disminuirá considerablemente el tiempo de parto.